Download Refugiados: Crónica de un Palestino by Marcos Aguinis PDF

  • admin
  • March 28, 2017
  • No Ficcion
  • Comments Off on Download Refugiados: Crónica de un Palestino by Marcos Aguinis PDF

By Marcos Aguinis

Show description

Read Online or Download Refugiados: Crónica de un Palestino PDF

Similar no-ficcion books

Antropologia del cerebro

Este libro expone, desde el punto de vista de un antrop? emblem, los extraordinarios avances de las ciencias dedicadas a explorar el cerebro humano. Neur? trademarks y psiquiatras est? n convencidos de que all? residen los procesos mentales. Este ensayo pretende ser un viaje al inside del cr? neo en busca de l. a. conciencia, o al menos de las huellas que deja impresas en las redes neuronales.

¿Dios Existe?

Temas tan controvertidos como el conflicto entre fe y razon, los valores comunes entre cristianos y ateos, el aborto, el papado de Juan Pablo II, l. a. caida del comunismo, los derechos humanos, los angeles naturaleza, l. a. solidaridad o los angeles autocritica de l. a. Iglesia fueron motivo del debate que en 2000 mantuvieron en Roma el entonces cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI, y el filosofo ateo Paolo Flores d'Arcais desde posiciones claramente contrapuestas.

Teoría Electromagnética

El objetivo primary de este libro es presentar los angeles teoría electromagnética de una forma clara, interesante y fácil de aprender. El tratamiento de las líneas de transmisión se lleva a cabo por completo en el contexto de los angeles teoría de circuitos; se presenta el tema del fenómeno ondulatorio y se utiliza exclusivamente en forma de voltajes y corrientes.

Additional info for Refugiados: Crónica de un Palestino

Sample text

Me sacudió la nieve y continuamos hasta el final. Cuando nos quitamos los esquíes intentó consolarme: - No sé si es mucho lo que aprendió conmigo. Pero le aseguro que se conquistó mi simpatía. - Vamos, ¿encima se burla? 51 Me invitó a beber unas copas en el Club de esquiadores: aún faltaba una hora para el almuerzo. Nos instalarnos junto a la ventana de doble vidrio. Una radio transmitía música. Fuerte olor a madera de abedul brotaba del techo y las paredes; Sobre la mesita cubierta con mantel a cuadritos blancos y rojos reverberaban tres bolas azules junto a una rama de muérdago florecido.

Sorbió otro trago. - Este siglo -- prosiguió -- es el siglo de los refugiados. Piense en esta cifra: ¡solamente en Europa, desde el año 1912, se han visto obligados a abandonar su patria sesenta y ocho millones de personas! Asocié instantáneamente a mis hermanos, el millón de refugiados palestinos y me sentí algo incómodo. Estaba acostumbrado a considerarla la cifra más elevada y cruel del mundo, que por sí sola merecía prioridad en cualquier consideración. - No mencioné a los refugiados de otras partes -- añadió --.

El aprecio que se conquistó en el Instituto no sólo se debía a su don de gentes, a su humor, a su atractivo físico. Sabía graduar las horas de trabajo y era metódico, pero sin que el método lo convirtiera en prisionero. Vivía intensamente sus horas de vigilia: gozaba con tanta fruición los placeres como se concentraba sobre los alambiques y las fórmulas durante su estudio. Era franco y abierto. La mayor parte de las ocasiones que estuve con él fue en reuniones de amigos donde la conversación casi no salía del tema “walkiriano”; pero no tardé en apreciar su agudeza en otros asuntos.

Download PDF sample

Rated 4.52 of 5 – based on 8 votes