Download Critica del programa de Gotha by Karl Marx PDF

  • admin
  • March 28, 2017
  • No Ficcion
  • Comments Off on Download Critica del programa de Gotha by Karl Marx PDF

By Karl Marx

Show description

Read or Download Critica del programa de Gotha PDF

Similar no-ficcion books

Antropologia del cerebro

Este libro expone, desde el punto de vista de un antrop? emblem, los extraordinarios avances de las ciencias dedicadas a explorar el cerebro humano. Neur? emblems y psiquiatras est? n convencidos de que all? residen los procesos mentales. Este ensayo pretende ser un viaje al inside del cr? neo en busca de los angeles conciencia, o al menos de las huellas que deja impresas en las redes neuronales.

¿Dios Existe?

Temas tan controvertidos como el conflicto entre fe y razon, los valores comunes entre cristianos y ateos, el aborto, el papado de Juan Pablo II, los angeles caida del comunismo, los derechos humanos, los angeles naturaleza, los angeles solidaridad o los angeles autocritica de los angeles Iglesia fueron motivo del debate que en 2000 mantuvieron en Roma el entonces cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI, y el filosofo ateo Paolo Flores d'Arcais desde posiciones claramente contrapuestas.

Teoría Electromagnética

El objetivo crucial de este libro es presentar l. a. teoría electromagnética de una forma clara, interesante y fácil de aprender. El tratamiento de las líneas de transmisión se lleva a cabo por completo en el contexto de los angeles teoría de circuitos; se presenta el tema del fenómeno ondulatorio y se utiliza exclusivamente en forma de voltajes y corrientes.

Extra resources for Critica del programa de Gotha

Example text

Pero se ha preferido no salirse de los límites “burgueses”. Y con esto, llego al final, pues el apéndice que viene después del programa no constituye una parte característica del mismo. Por tanto, procuraré ser muy breve. 16 Kulturkampf (“Lucha por la cultura”), es decir, la lucha llevada a cabo por Bismark en la década de 1870 contra el Partido Católico Alemán, el partido del “Centro”, por medio de persecuciones policíacas contra el catolicismo. com Carlos Marx donde los libros son gratis 2. “Jornada normal de Trabajo” En ningún otro país se limita el partido obrero a formular una reivindicación tan vaga, sino que fija siempre la duración de la jornada de trabajo que bajo las condiciones concretas se considera normal.

Ya que el Partido Obrero Alemán declara expresamente que actúa dentro del “actual Estado nacional”, es decir, dentro de su propio Estado, del imperio prusiano-alemán –de otro modo sus reivindicaciones serían, en su mayor parte, absurdas, pues sólo se exige lo que no se tiene–, no debía haber olvidado lo principal, a saber: que todas estas lindas menudencias tienen por base el reconocimiento de la llamada soberanía del pueblo, y que, por tanto, sólo caben en una república democrática. Y si no se tenía el valor –lo cual es muy cuerdo, pues la situación exige prudencia– de exigir la república democrática, como lo hacían los programas obreros franceses, bajo Luis Felipe y bajo Luis Napoleón, no debía haberse recurrido al ardid, que ni es “honrado”14 ni es digno, de exigir cosas que sólo tienen sentido en una república democrática, a un Estado que no es más que un despotismo militar de armazón burocrático y blindaje policíaco, guarnecido de formas parlamentarias, revuelto con ingredientes feudales e influenciado ya por la burguesía; 13 El Partido Popular fue fundado en Darmstad en septiembre de 1865, y definitivamente organizado en el Congreso de Stuttgart en septiembre de 1868.

Son, todas ellas, reivindicaciones que, cuando no están exageradas hasta verse convertidas en ideas fantásticas, están ya realizadas. Sólo que el Estado que las ha puesto en práctica, no cae dentro de las fronteras del imperio alemán, sino en Suiza, en los Estados Unidos, etc. Esta especie de “Estado del futuro” es ya Estado actual, aunque situado fuera “del marco” del imperio alemán. Pero se ha olvidado una cosa. Ya que el Partido Obrero Alemán declara expresamente que actúa dentro del “actual Estado nacional”, es decir, dentro de su propio Estado, del imperio prusiano-alemán –de otro modo sus reivindicaciones serían, en su mayor parte, absurdas, pues sólo se exige lo que no se tiene–, no debía haber olvidado lo principal, a saber: que todas estas lindas menudencias tienen por base el reconocimiento de la llamada soberanía del pueblo, y que, por tanto, sólo caben en una república democrática.

Download PDF sample

Rated 4.61 of 5 – based on 29 votes